Savinelli Films

La realización del cortometraje en Venezuela

video valencia

En una entrevista que te hicieron para la revista Vértigo tu mencionas (cito textual): "los cineastas venezolanos estamos perdiendo el sentido verdadero del cortometraje: formación". Con base a esa declaración te hago la primera pregunta: 

 

¿Por qué consideras que el verdadero sentido del cortometraje es la formación?

 

Antonio Savinelli: El cortometraje dentro del cine es el formato más libre, espontáneo y con menos riesgo económico. Cuando hablamos de una película, en la que están implicados miles de factores y presupuestos muy altos, en teoría no se puede fallar y todo tiene que estar planificado en función al espectador y recuperar la inversión (por lo menos dentro de los patrones estándar de producción). 


Por el contrario el cortometraje se puede realizar con pocos recursos y presupuesto. Tiene un ambiente más abierto y pocas veces se realiza para recuperar la inversión. Así mismo el simple hecho de proyectarse en festivales, cineclub, muestras y televisoras de corte más autoral, hacen que el cortometraje cumpla su objetivo, o por lo menos de la mayoría de los realizadores.

 

En ese sentido, el cortometraje termina convirtiéndose en una vitrina para nuevos talentos, en el telonero de un grupo de música famoso, y en el laboratorio para experimentar, equivocarse y aprender.

La mejor manera que conozco para aprender, es filmando y equivocándose, de esta forma vas perfeccionando tu trabajo y lo más importante te sirve para encontrar una voz propia, sin que se parezca a una imitación.

 

En el cortometraje descubres que cosas funcionan sobre el guión, el discurso narrativo, el eje, la importancia del primer plano, cuando una música debe colocarse, etc.. Allí aprendes todo lo que podrías aprender en un largo, pero sin tener que arruinarte económicamente.


 

¿El cortometraje, según tu opinión, no debe enfocarse a un fin promocional o comercial?

 

 

Antonio Savinelli:Todo depende. Si estás comenzando es mejor olvidarse de todo ese tema y centrarse exclusivamente en aprender, tener el ego adormecido y no creer que eres un genio al realizar el primer trabajo. Por esa razón me sorprendió que en la convocatoria pasada del Cnac había casi la misma cantidad para proyectos de largo y cortos, cuando el cortometraje tendría que triplicar a los proyectos de largometraje. Significa que algo no está bien. O la mayoría cree que está preparado para hacer un largo o la gente no le interesa aprender.

Por ejemplo un cortometraje excelente es Ungüento para manos agrietadas, de Cezary Jaworski. Pero imagina todo lo que ha rodado y todo lo que aprendió Cezary Jaworski antes de hacer ese corto.

En este caso se podría pensar en promoción y comercialización, sencillamente porque no cumplía una función de formación, sino de exploración y/o expresión. Es un cortometraje realizado con la misma rigurosidad de un largo, con el mismo nivel de trabajo, formación y calidad.


 

¿Los grandes festivales y premios que galardonan cortometrajes toman en cuento al cortometraje como un elemento formador?


 

Antonio Savinelli: La mayoría de los festivales no toman en cuenta la formación. Los festivales subsiste gracias a subvenciones, patrocinante y sobretodo el nombre. 

Los festivales de mayor prestigio son aquellos que pueden dar mejores premios en metálico o proyección internacional. 

 

En ese sentido reciben miles y miles de cortos, lo cual hace que tengan un espectro bastante amplio para seleccionar cortometrajes, y siempre se termina imponiendo la técnica (muy relacionada con la inversión) y las propuestas novedosas, por lo cual el que realizó un corto mientras estudiaba pocas probabilidades tendrá.

 

A excepción de las grandes escuelas de cine, que terminan imponiendo su entorno y recursos, y quieras o no terminas haciendo una obra maestra. 

 

Luego están los festivales de categoría A, como Cannes, San Sebastián y Venecia entre otros. Qué ya no necesitan prestigio y tienen categorías exclusivamente para escuelas de cine. Justamente los festivales más importantes son lo que dan mayor relevancia a la formación, porque saben que allí es donde están en teoría la próxima generación.


No sé si estés al tanto, pero sino nada pierdo con preguntarte, ¿Conoces si el criterio que utiliza el CNAC para el financiamiento de cortos es: el apoyo a la formación de nuevos realizadores o el respaldo a la producción de cortos de calidad para ser seleccionados por festivales reconocidos internacionalmente?

 

 

Antonio Savinelli:El criterio del Cnac obviamente es invertir el dinero del estado, en producciones que tenga el mayor alcance nacional e internacional. Esto conlleva a que se aprueben los mejores proyectos según sus criterios de evaluación. La formación no tiene mucho que ver en este apartado, pero si la experiencia, el estado necesita los mejores resultado: ganamos tantos premios internacionales este año, estuvimos en tantos países, etc. Y que sirva todo esto, como un instrumento de exportación, que conozcan nuestra cultura fuera de las fronteras y que tengamos presencia internacional.

 

¿A grandes rasgos, cuáles crees que son los pasos a seguir por todos los actores del cine nacional para consolidar una cultura, seria y responsable, cortometrajista en Venezuela?


 

Antonio Savinelli: En primer lugar pienso que los cortometrajista venezolanos y los que están estudiando cine. Qué esperen el momento adecuado para enfrentar un proyecto de mayor envergadura, y que si no tienen todas las cosas claras y dominan todas las áreas cinematográficas, que sigan aprendiendo.

Y por parte del estado, que mientras no exista una verdadera escuela, en condiciones, con recursos, y con un nivel de exigencia alto, el dinero invertido, las leyes cinematográficas, y las políticas culturales, no tendrán el mismo alcance, que podrán tener si las personas aprenden desde la base y se les forma como es debido. No con cursos, talleres y conferencias. Pero supongo que será cuestión de tiempo para crear la escuela.

 

Por: Oscar González

 



Escribir comentario

Comentarios: 0

  • loading