Salir para poder llegar (Periódico El Nacional)

valencianos cortometrajes

Antonio Savinelli y Beatriz Ciliberto regresan al país con sus cortos hechos afuera para integrarse al mundo nacional

 

"Creo que cualquier persona que se quiera dedicar al cine tiene que salir de su país y verlo desde afuera". Asi piensa Antonio Savinelli. Lo  acompaña Beatriz Ciliberto. Ambos, cineastas venezolanos que decidieron salir del país, como muchos jóvenes con esa inclinación profesional, para ampliar  sus horizontes y formarse, ahora están de regreso con dos cortos el primero, y uno la otra. Los tres serán presentados en la Cinemateca Nacional hoy, a las 7:00 pm.


Bolsas de huesos y recuerdos fue la tesis de Ciliberto en Francia. Con una mirada fresca, hermosa fotografía y sensibilidad silenciosa, la cineasta cuenta sin palabras la historia de una cantante en su última noche de presentación.


"Fue mi tesis. Una idea que había tenido por mucho tiempo. Un personaje que me había rondado. Ha sido bien recibido en algunos festivales. Gusta la fotografía, el ambiente, la música. Es un poco especial".

 

Como el agua, de Savinelli, sirve de viaje de vida a un niño que en una tarde de pesca con su padre se encuentra con el paso del tiempo y consigo mismo. Jugo de naranja fue diferente. "Fue un ejercicio. Incluso la cámara me la prestó la actriz. Lo hice por pasar el rato, no me preocupé por lo técnico. Luego lo envié a competencia y fue seleccionado en San Sebastián", explica el realizador.

 

Ambos cineastas desean hacer cine en el país. Sus próximos proyectos, sus primeros largometrajes de ficción, serán hechos aquí. El de Savinelli, Tomates maduros, será la historia fantástica de un hombre que quiere hacer volar un aeroplano usando combustible tomates. Por su parte, Ciliberto planea hacerlo en Santa Bárbara del Zulia, pero primero está sumergida en el proyecto de un documental que filmará en varios países del sur de África sobre un proyecto de organización comunitaria. Ambos coinciden en que últimamente ha habido un despertar del cine nacional, tanto en las carteleras como en la producción. "Justamente ahora hay un interés distinto. Se está apoyando al cine. Mi intención es hacer cine aquí. Por suerte, ahora hay más apoyo", señala Savinelli.

 

"Antes las películas no llegaban a los cines. La distribución siempre fue un problema. Ahora es diferente. Vas a un multiplex y entre las opciones que te ofrece casi siempre hay una película venezolana", acota Ciliberto.

 

El Cortometraje

 

Beatriz Ciliberto:

"Es una forma muy libre de expresarse, puedes ser muy egoista haciendo un corto y es necesario serio de vez en cuando. En los largometrajes tienes que pensar más en el público. Los cortometrajes también son ideas que te llegan a la cabeza y que nunca podrías cuajar en un largo. Nacieron para ser cortos''.

 

Antonio Savinelli: "Sirven para formarte y como carta de presentación de tu trabajo. Es muy libre. En una película hay demasiado dinero invertido, demasiados intereses, con el corto puedes ser tú mismo".

 

Por: Nerea Dolara

 


Escribir comentario

Comentarios: 0