grabar con niños

GRABACIÓN CON NIÑOS (Cómo grabar con niños)

Cómo grabar con niños.

Se dice que una de las situaciones más desafiantes en el mundo audiovisual es filmar con niños, ya que, a diferencia de los actores profesionales, los niños tienden a comportarse espontáneamente en el set. No siguen los diálogos del guion al pie de la letra y cada vez que se repite una toma, la actuación suele ser completamente diferente. A veces, hablan en voz baja y luego en voz alta, miran a la cámara o a los miembros del equipo técnico, se mueven mucho, lo cual complica el encuadre, y se cansan rápidamente. Todos estos factores representan desafíos no solo durante el rodaje, sino también en la edición, donde mantener la continuidad entre tomas se convierte en una tarea ardua.

Sin embargo, si en el producto final editado y sonorizado, los niños actúan de manera natural y su actuación es convincente, el resultado puede ser excepcional y muy interesante para el espectador. A pesar de que el espectador esté inmerso en la historia, la autenticidad de la actuación infantil añade un valor especial, ya que se percibe que el niño no está actuando de manera artificial, lo que enriquece la interpretación.

Una de las claves más importantes para trabajar con niños es ganarse su confianza. Esto se logra a través de un trabajo previo en el cual el niño debe sentir que el adulto que actúa con él es su amigo. Es fundamental aprovechar cada oportunidad para jugar y hablar con el niño, creando así un vínculo de confianza y comodidad.

En cuanto al guion, las escenas pueden plantearse como juegos independientes entre sí, sin necesidad de mantener una continuidad estricta. Lo esencial es tener claro qué emoción se busca en cada escena o qué se espera exactamente del niño. Por ejemplo, si queremos que el niño preste atención a lo que dice otro actor, podemos idear un juego que fomente la atención. Si buscamos que esté alegre, realizamos un juego que lo haga reír, y así sucesivamente.

Para capturar la naturalidad, es fundamental grabar durante largos períodos sin cortar, de manera que, al repetir las acciones varias veces, eventualmente se consiga la toma deseada. Interrumpir la grabación para repetir la acción desde el principio puede distraer al niño y romper el ritmo. Grabar sin cortar permite mantener la fluidez y ser más eficiente.

Además, es importante permitir que el niño improvise y experimente diferentes cosas. Esto puede llevar a resultados sorprendentes, ya que la espontaneidad del niño puede aportar una autenticidad y frescura que enriquecen la escena.

Las sesiones de trabajo con niños no deben ser prolongadas, debido a que se cansan fácilmente y forzar la situación puede afectar negativamente el resultado. Es mejor planificar sesiones cortas y efectivas, asegurando que todo esté listo en el set para comenzar a grabar tan pronto como el niño llegue, optimizando así el tiempo disponible.

El operador de cámara debe ser experimentado y tener una buena sensibilidad para captar los movimientos y reacciones del niño. Aunque se esté rodando ficción, la técnica de filmación con niños es más parecida a un documental, porque no se puede prever con exactitud cómo reaccionarán. Por lo tanto, hay que estar atento en todo momento y tratar de capturar lo mejor en cada toma.

Aplicar estas estrategias garantizará un resultado final cautivador y profesional en cualquier producción audiovisual que se realice con niños.

Tags:
Antonio Savinelli
info@savinellifilms.com

Me apasiona el mundo del cine, siempre busco la excelencia en cada trabajo que realizo.